El Movimiento Ciudadano frente al Cambio Climático (MOCICC) se sumó este 8 de setiembre a “Únete por el Clima” (Rise for Climate), actividad desarrollada en más de 90 países para sensibilizar a las autoridades y ciudadanos sobre el impacto negativo de los proyectos asociados a la extracción de combustibles fósiles.

A las 10:00 a.m. del último sábado, un grupo de activistas se apostó en la Alameda 28 de Julio, en el centro de Lima, portando carteles con lemas como “el petróleo mata” y “energías limpias, YA!”; además de desplegar una banderola gigante con mensajes alusivos a la contaminación ocasionada por la extracción petrolera en la Amazonía. Los participantes entregaron volantes y materiales informativos a los transeúntes, donde se advirtió que más del 80% de los territorios amazónicos han sido lotizados para la exploración petrolera en los últimos años, y en muchos casos, han ocurrido desastres como derrames de petróleo.

“Este año hemos experimentado importantes cambios en el clima a nivel mundial, y muchos de ellos son causados por el uso del petróleo y su extracción. Es urgente tomar medidas para abandonar los combustibles fósiles, ya que su extracción perjudica en gran medida los ecosistemas y causa enormes daños a la salud y a la vida de las poblaciones, sobre todo en la Amazonía peruana”, sostuvo Antonio Zambrano, miembro del MOCICC.

Durante la actividad, la agrupación artística “Arena y Esteras” realizó una performance donde representó los daños originados por los proyectos asociados con el petróleo y gas en la Amazonía, y cómo estos perjudican la salud y calidad de vida de sus comunidades nativas, además de la fauna y flora silvestres.

“Cómo país, debemos demandar una transición hacia una industria de energías renovables, ya que nuestra economía es profundamente dependiente de la importación de combustibles fósiles. Gracias a su diversa geografía, el Perú cuenta con un gran potencial para producir energía limpia y generar una industria local que contribuya al desarrollo del país hacia un futuro con energías renovables. Esto debería ser de gran interés para compañías locales ya que el Perú es uno de los países más contaminados del mundo”, enfatizó Zambrano.

Matut Impi Ismiño, vicepresidenta de la Asociación Pueblo Awajún en Lima (AJUTAP), señaló que los pueblos originarios han sido afectados en sus cuencas y sus ecosistemas por los derrames petroleros. “Lamentablemente, el Congreso de la República busca aprobar una nueva la Ley de Hidrocarburos que ampliará las concesiones petroleras de 30 a 40 años lo cual pondría aún más en riesgo la selva (…) Hasta el momento, no hay remediación del Estado que mejore sus condiciones de vida previo a la explotación petrolera, lo cual ha perjudicado sistemáticamente al pueblo Awajun”.

Finalmente, también se contó con la participación del Movimiento Católico Mundial por el Clima, cuyos integrantes celebran El Tiempo de la Creación, durante el cual todas las religiones se unirán para orar y para tomar acción sobre la transición de combustibles fósiles hacia energías renovables; y a la vez a detener la inversión en nuevos proyectos que apoyen la explotación o producción de combustibles fósiles.

REGIONES SE SUMARON A ÚNETE POR EL CLIMA

Así como en Lima, activistas en las regiones Cusco, Lambayeque y Loreto se unieron para pedir un futuro con energías limpias y cero combustibles fósicles. En la Ciudad Imperial, la Red Interquorum Cusco impulsó una demostración en la plaza de armas; mientras que el Gobierno Territorial Autónomo de la Nación Wampís reunió a un grupo de jóvenes para exponer pancartas en respaldo a la movilización global.