Alerta ambiental en Lurín por reajuste de zonificación

Alerta ambiental en Lurín por reajuste de zonificación

Alerta y preocupación generó la decisión mayoritaria del Concejo Metropolitano de Lima de aprobar el “Proyecto de Reajuste Integral de Zonificación del Valle Bajo de Lurín y del Distrito de Lurín”. Ello debido al impacto ecológico y mayor riesgo de desastres que generaría el cambio de clasificación de 400 hectáreas de zona agrícola y litoral por la clasificación de zona residencial, comercial e industrial. 

“De concretarse la propuesta va a destruir el Valle de Lurín, dañando la calidad ambiental no solo del distrito, sino de toda la ciudad”, señala Samuel Yañez, activista ambiental que dio seguimiento al caso. Debido a ello, señala, la propuesta generó resistencia de los vecinos, agricultores y colectivos urbanos que apuestan por acciones ambientalmente adecuadas.

El activista recuerda que de los 3 valles que se encuentran en Lima Metropolitana: Chillón, Rímac y Lurín, este último es el que mantiene una diversidad biológica importante, además de abastecer buena parte de los mercados de la zona sur de Lima gracias a la actividad agrícola presente en el valle. 

A ello se suma el impacto que tendría el cambio en el Santuario Arqueológico de Pachacamac, ya que modificaría su entorno paisajístico para dar pase a comercio especializado, disminuyendo los mecanismos de protección a una zona de amortiguamiento, según señalaron en un comunicado conjunto el Ministerio de Vivienda Construcción y Saneamiento – MVCS y el Ministerio del Ambiente – MINAM.

RIESGOS LATENTES

Por su parte, el regidor y presidente de la Comisión de Ambiente de la Municipalidad de Lima, Carlo Ángeles, resaltó el potencial riesgo de desastres naturales que traería cambiar la zonificación para permitir construcciones en el litoral. “Ante la falta de análisis de riesgo no se han vinculado los riesgos de eventos climáticos que se pueden agravar con fenómenos naturales como el Fenómeno del Niño”, expresó.

Ángeles Manturano, en su rol de representante de la Comisión del Ambiente de la comuna limeña, solicitó opinión a entidades estatales como el Ministerio de Ambiente; Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento – MVCS y el Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres – CENEPRED. Las dos últimas entidades le hicieron llegar sus informes en contra del proyecto.

El CENEPRED alertó que en la propuesta no se desarrolló un análisis de riesgos adecuados. Asimismo, cuestionó que no se consultara la opinión de entidades como el IGP, INGEMMET, SENAMHI, ANA, etc., ni de la entidad técnica asesora del SINAGERD en los procesos de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo, «considerando la existencia de peligro sísmico, tsunami, licuefacción de suelos, inundación fluvial, deslizamientos, flujos de detritos”, señala el informe de la institución.

VOCES EN CONTRA DE LA MEDIDA

Desde que el proyecto fue presentado en 2019 por la Municipalidad de Lurín, distintas instituciones y colectivos de la sociedad civil expresaron su rechazo. Entre estas instituciones se encuentran el Colegio de Arquitectos del Perú, el Foro Ciudades para la Vida, la Plataforma Mi Ciudad y el colectivo CONURB. Quienes frente a la propuesta de la Municipalidad plantearon la creación del Parque Rural y Cultural Metropolitano, para preservar el Valle sosteniblemente.

Entre las instituciones estatales que recomendaron no aprobar la medida se encuentra el Ministerio de Vivienda, que propuso que la iniciativa de Reajuste Integral de Zonificación – RIZ de Lurín se aborde en el Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano de Lima 2021-2040. Este plan se encuentra en elaboración por la Municipalidad con la asesoría y financiamiento del Ministerio de Vivienda, a través de un Convenio Marco de Cooperación Interinstitucional.

Tras conocerse la decisión del Concejo Metropolitano, la Defensoría del Pueblo exhortó a los regidores a reconsiderar la decisión de aprobar el proyecto por la posibilidad de afectar la calidad ambiental en el Valle de Lurín.

CRECIMIENTO SIN PLANIFICACIÓN

La propuesta de Reajuste Integral de la Zonificación fue impulsada por la Municipalidad distrital de Lurín en agosto de 2019, ante el Instituto Metropolitano de Planificación, posteriormente recibió opinión de esta entidad y con un dictamen favorable ingresó y fue aprobada por la Sesión de Concejo, el día 11 de marzo.

La comuna de Lurín justificaba su propuesta bajo un desarrollo urbano que brinde servicios básicos a la población en crecimiento y reconozca los nuevos usos del suelo para enfrentar la ocupación informal. Sin embargo, para el CENEPRED los cambios en la zonificación podrían afectar las condiciones ambientales, ecológicas y paisajísticas del Valle de Lurín, sumando a ello el peligro, vulnerabilidad y riesgo en la zona.

“El cambio de zonificación del distrito de Lurín va a afectar a todo el equilibrio ecológico de la ciudad de Lima; por eso la Ley Orgánica de Municipalidades da la función a las provincias de definir la zonificación, se debe tener una visión integral de la ciudad”, recalca el regidor Ángeles Manturano.

El funcionario indica que el RIZ de Lurín no es el único, Surco también ha presentado una propuesta que preocupa a los vecinos y otros distritos se encuentran elaborando este tipo de iniciativas sin considerar una visión integral de la ciudad. “¿Para qué vamos a seguir haciendo planes si vamos a seguir viendo a Lima de manera fragmentada?”, cuestiona.

VISIÓN INTEGRAL DE LA CIUDAD

Para Samuel Yáñez la decisión del Concejo se suma al histórico crecimiento de Lima sin planificación y respondiendo a la presión política de economías legales e ilegales. Así, intereses económicos inmobiliarios, comerciales o industriales provocan agresiones a la ciudad y privan del derecho a un medio ambiente sano. 

“Hay un conjunto de agresiones ecológicas a la ciudad que plantean la necesidad de que en primer lugar se apruebe de manera participativa el plan urbano al 2040 que está en plena formulación, que debe establecer una visión de cómo debe crecer la ciudad y desarrollarse la complementariedad de uso de los suelos”, explica el activista.

Sobre esta situación, Ángeles Manturano recalca la necesidad de realizar el Plan Metropolitano al 2400, «la respuesta a un problema complejo no es simple, pero se requiere un verdadero plan de desarrollo urbano y derecho a la vivienda», expresa el regidor.