COMUNICADO: Independientemente de dónde tendrá lugar la COP25, el mundo no apartará su vista de Chile

COMUNICADO: Independientemente de dónde tendrá lugar la COP25, el mundo no apartará su vista de Chile

El 19 de octubre, el Presidente de Chile, Sebastián Piñera, en acuerdo con el Consejo de Seguridad Nacional, declaró el estado de emergencia -el primero desde la dictadura de Pinochet- en respuesta a las protestas contra el aumento de los precios del transporte en Santiago, un punto de inflexión en los 30 años de políticas neoliberales que afectan a todos los aspectos de la vida de lxs chilenxs. Chile tiene el nivel más alto de desigualdad de ingresos entre los países más ricos del mundo, y las mujeres a menudo son las más afectadas por esta desigualdad, ya que experimentan enormes brechas salariales y marcados bajos niveles de empleo.

Este estado de emergencia impuesto dio lugar a una grave restricción de los derechos de reunión y de la libertad de circulación de las personas. La violencia utilizada por las fuerzas policiales y militares (“carabineros”) para controlar las manifestaciones ha sido excesiva. Se han reportado más de 3.000 detenciones en todo el país, más de 1.000 personas han resultado heridas y al menos 18 han muerto a causa de la violencia. El Instituto de Derechos Humanos INDH confirmó su recopilación de 55 casos judiciales relacionados con cinco homicidios y ocho casos de violencia sexual en los que participaron agentes policiales y militares, que serán investigados por la Fiscalía General de la Nación. Otras fuentes sugieren que la violencia policial contra las mujeres está muy extendida, incluyendo registros corporales al desnudo, amenazas de violación y manoseo y toqueteo con armas por parte de los agentes de policía. La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la ex presidenta chilena Michelle Bachelet, ha pedido una investigación por las denuncias de violaciones de derechos humanos y se espera que visite Santiago.

Suspensión de COP25

La decisión del Presidente de Chile de no ser anfitrión de las cumbres internacionales de APEC y COP25 no refleja las demandas de los movimientos sociales nacionales que buscan reformas. Si bien el estado de emergencia se levantó el domingo 27 de octubre, estamos profundamente alarmadxs por el tono del anuncio del Presidente, que parece culpar a los movimientos sociales por las cancelaciones, en vez de los injustos sistemas elitistas que han creado una gran desigualdad en el país. Nos preocupa la continua violación y el fracaso de la protección de los derechos humanos del pueblo de Chile.

Además, esta decisión pone en peligro las urgentes medidas climáticas necesarias justo antes de que el Acuerdo de París entre en vigor en 2020. Recordamos con urgencia a los dirigentes de todo el mundo que no se puede posponer la adopción de medidas drásticas sobre el cambio climático y la aplicación efectiva del Acuerdo de París.

Con este fin:

  • Pedimos al Gobierno que garantice la protección de lxs defensorxs de los derechos humanos y del medio ambiente, así como la liberación de lxs presxs políticxs, a medida que el país avanza en los diálogos para responder a las demandas de la población local;
  • Hacemos un llamado al gobierno chileno, y a todas las partes de la CMNUCC y del Acuerdo de París, para que adopten reformas que pongan fin al capitalismo industrial en su fase neoliberal tardía, que es la causa tanto de la emergencia del cambio climático como de la desigualdad socioeconómica;
  • Pedimos a los gobiernos que ratifiquen y firmen el Acuerdo de Escazú, que obliga a los Estados a proteger a las personas y grupos que defienden el medio ambiente;
  • Hacemos un llamado a la comunidad internacional para que reconozca y apoye a los grupos de base, organizaciones, delegaciones y otrxs que aún viajarán a Chile para asistir y dinamizar la “Cumbre de los Pueblos” (People’s Climate Summit);

Y finalmente, hacemos un llamado a Chile y a todos los países para que no utilicen el aplazamiento de una COP para posponer la acción climática. Necesitamos y exigimos con urgencia:

  • Poner fin a la extracción de combustibles fósiles y a las inversiones en infraestructura de combustibles fósiles;
  • Poner fin a los subsidios a los combustibles fósiles sin imponer medidas de austeridad injustas a la población. Las compañías de combustibles fósiles y los gobiernos deberían incurrir en estos costos, y los recursos deberían ser reorientados urgentemente hacia la promoción de la igualdad de género, la educación, la protección social y un medio ambiente pacífico y saludable;
  • Impulsar urgentemente la integración necesaria de las cuestiones oceánicas en todos los órganos y mecanismos respectivos de la CMCCNU;
  • Entregar financiación ampliada, ambiciosa, acelerada y transformadora de género, en su inmensa mayoría en forma de subsidios, para asegurar que las comunidades enfrentando mas fuertemente el cambio climático así como los países y personas más pobres puedan responder mejor y adaptarse a las realidades urgentes y iniciantes de la crisis climática, así como para abordar las pérdidas y los daños irrevocables;
  • Asegurar un marco de acción global basado en los derechos y centrado en las personas para la acción sobre el cambio climático que trabaje hacia una transición justa para todxs.

Justicia social y caos climático

A lo largo de todo esto, el pueblo de Chile ha salido a las calles de manera continua y valiente, la gran mayoría en manifestaciones pacíficas, para exigir la reforma constitucional, la renuncia del Presidente Sebastián Piñera, para desafiar del uso excesivo de la fuerza militar, y para exigir el fin de los sistemas que actualmente privilegian a una élite sobre las espaldas del pueblo chileno.

Como feministas de todo el mundo, hemos visto cómo los movimientos populares se movilizan en la “cuna del neoliberalismo” para desafiar las mismas condiciones que sabemos que son los motores fundamentales de la crisis climática: un sistema heteropatriarcal supremacista blanco que prioriza las ganancias sobre las personas y las élites sobre la mayoría, que privatiza los bienes públicos y que defiende un modelo de extracción de recursos, explotación ambiental y militarización.

Las mujeres y las feministas han estado en la primera línea de las protestas en Chile, así como en las primeras líneas del movimiento de justicia climática. La organización de asambleas locales que se han centrado en el trabajo de cuidado, incluyendo el cuidado de lxs niñxs, el apoyo a las personas mayores y la provisión de alimentos, han sido aspectos centrales del movimiento feminista.

La revolución social en Chile refleja las demandas y movilizaciones de la justicia social, económica y ecológica y de los movimientos feministas de todo el mundo, reverberando fuertemente en sus demandas por los derechos humanos básicos, por la autonomía corporal, por el acceso al agua, la alimentación, la educación y la salud universal, por un trabajo digno y decente, y por un medio ambiente pacífico, saludable, seguro y sostenible. Los pilares del “desarrollo impulsado por el mercado” están siendo derribados a medida que la realidad de la creciente desigualdad social mundial y la injusticia, y una implacable emergencia climática progresista se cierne sobre nuestras puertas.

Durante décadas, los movimiento de derechos de la mujer y feministas han presentado un análisis para cambiar hacia un mundo más pacífico y justo, exigiendo una revolución que libere a la gente de nuestros sistemas interconectados entre capitalismo, extracción de recursos, explotación laboral, racismo, colonización, mercantilización de la naturaleza, imperialismo, hegemonía y militarismo. Nos mantenemos firmes en este trabajo y nos mantenemos en plena solidaridad con las feministas, las mujeres, lxs jóvenes y estudiantes, lxs indígenas, las personas LGBTQI++, lxs defensorxs de los derechxs humanxs y lxs defensorxs de los derechos del medio ambiente en Chile!

Independientemente de dónde se celebre la COP25, el mundo no quitará los ojos de encima de Chile, o de lo que la gente está exigiendo. Estas demandas se hacen eco en todo el mundo. El neoliberalismo nos ha llevado a esta emergencia climática, y personas de todo el mundo se están uniendo y levantando contra esta crisis urgente.

Signatures – Sign on here

Organizations/ Networks

ActionAid – Global

Adéquations – France

Alliance for Future Generations – Fiji

Alliance for a Clean Environment (Australia)

Asabe Shehu Yar’adua Foundation (ASYARFS) – Nigeria/ United States

Asia Development Alliance – India

Asian-Pacific Resource and Research Centre for Women (ARROW)- Malaysia

Asociación Ciudadana por los Derechos Humanos- Argentina

Association De Lutte Contre Les Violences Faites Aux Femmes Et Aux Filles Extreme Nord Cameroun- Cameroun

Aube Nouvelle pour la Femme et le Développement (ANFD)- DR.Congo

Australian Centre for Culture, Environment, Society and Space- Australia

Bangladesh Model Youth Parliament (Protiki Jubo Sangsad)- Bangladesh

Business Innovation Research Development – France

Center for Earth Ethics- USA

Center for Women’s Global Leadership – USA

Civicus -DIGNA- Fiji

Climate Emergency Institute- Canada

Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres, CLADEM- Regional

Community Church of New York- USA

Continental Network of Indigenous Women is the Americans- United States

CPER Trus- India

CRACIA- United States

DIVA for Equality- Fiji

Dukingire Isi Yacu-Burundi for Resillience – Burundi

Eglise du Christ au Congo/Bureau d’Architecture Technologies Appropriees et Infrastructures Rurales(ECC/BATIR)- Republique Democratique du Congo

ELFA- Fiji

Enlaces por la Sustentabilidad – El Salvador

Equality Bahamas- The Bahamas

Feminist League- Kazakhstan

Feminist Task Force- Global

Femmes et enfants an detresse- Niger

Fiji Youth SRHR Alliance – Fiji

Free the Marginalized Women Advocates (FREMWA)- Ghana

Free Trade Union Development Center- Sri Lanka

Freshwater Action Network Mexico- Mexico

Fridays for Future, 350 Brooklyn Families- United States

Fundacion Guatemala- Guatemala

Fundaciónpara Estudio e Investigación  la Mujer

Gatef- Egypt

GenderCC- Women for Climate Justice – Germany / South Africa

GPPAC – Global Partnership for the Prevention of Armed Conflict – Fiji

Haus of Khameleon – Fiji

Hope Advocates Africa- Cameroon

Humanitaire Plus- Togo

Initiative de la Société civile pour les ODD- Côte d’ Ivoire

INOCHI / Women for Safe Energy – United States

Interamerican Net women shelters- México

International Roma Women Organization – Republic of Moldova

International Women’s Development Agency (IWDA)- Australia

INWES- France

Italian Climate Network- Italy

Joint Centre for Disaster Research- New Zealand

Kathak Academy(KA)- Bangladesh

Kenya Agribusiness and Agroindustry Alliance- Kenya

Landesa- US

Lead Tchad- Chad

LIFE- Education Environment Equality e.V.- Germany

Mayama ac – Mexico

Medical IMPACT- Global

MenEngage Alliance – United States

Millennia2025 Women and Innovation Foundation – International, based in Wallonia, Belgium

Na i SoqoSoqo Vakamarama i Taukei- Fiji

National Association of Professional Environmentalists (NAPE) – Uganda

Osi Joe Touching Lives Initiative – Nigeria

PACEP – Kenya

Pacific Partnerships on Gender, Climate Change & Sustainable Development (PPGCCSD)Pacific SIDs Coalition

Radanar Ayar Association- Myanmar (Burma)

Rainbow Pride Foundation- Fiji

Rapad Maroc- Morocco

Red Dot Foundation- India

REPEM, SEDRA- Chile

Rural Women Initiative- Kenya

S.M.R.C- India

Servicios Ecumenicos para Reconciliacion y Reconstruccion- SERR- El Salvador

Sisters of Charity Federation- United States

Solidaritas Perempuan (Women Solidarity for Human Rights)- Indonesia

Somali Youth Development Foundation (SYDF)- Somalia

Success Capital Organisation- Botswana

Sukaar Welfare Organization-  Pakistan

Support for Women in Agriculture and Environment- Uganda

Sustaining All Life- United States

Temple of Understanding- USA

The Beam Magazine- Germany

The ISET of Djerba- Tunisia

Trade Unions for Energy Democracy- USA

UBINIG (Policy Research for- Development Alternative)- Bangladesh

Union de l’Action FéministeMaroc

Unitarian Universalist United Nations Office- United States

United for a Purpose Brigade- Seychelles

US Human Rights Network- United States

Water.org- United States

WILPF ITALY- Italy

Women Advocates Research and Documentation Center (WARDC)- Nigeria ADVOCATES

Women Asso- Turkey

Women Engage for a Common Future- The Netherlands

Women’s Earth and Climate Action Network (WECAN) International- United States

Women’s Environment and Development Organization – United States

Women’s Initiatives Supporting Group WISG- Georgia

Women’s March Global – Switzerland

Women’s Major Group – Global

Zimbabwe United Nations Association – Zimbabwe

 

Individuals

Julie Gorecki, Feminist and Climate Justice Scholar and Activist

Margaux Granat, Climate Justice and Equity Advisor, United States

Kodjo M APPOM, Executive Director, Togo

Maria Nailevu, Feminist and Climate Activist, Fiji

Diane Husic, Dean, School of Natural and Health Sciences, Moravian College, USA

Sebastian Guzman, Visiting Assistant Professor, Purchase College, SUNY, United States