Lanzamiento del Informe sobre Desarrollo Humano Perú 2013: Cambio Climático y territorio: Desafíos y respuestas para un futuro sostenible

El “Informe sobre Desarrollo Humano 2013 para el Perú” es uno de los productos emblemáticos del PNUD, pero aspiramos a que sea también un producto colectivo, el resultado de un esfuerzo compartido con las instituciones del gobierno, de la sociedad civil y del sector empresarial. Esa ha sido felizmente la experiencia en la elaboración de este Informe 2013: hemos establecido alianzas y recibido el apoyo, la participación y el acompañamiento de diversos ministerios y organismos del sector público, de organizaciones y centros de la sociedad civil y de gremios de empresarios y productores.

Esta presencia múltiple y diversa respalda el carácter y el propósito fundamental del Informe: poner en la agenda del debate nacional un tema clave para los destinos del país: los impactos del cambio climático sobre el desarrollo humano. El Informe muestra que el cambio climático ya se encuentra entre nosotros y que en el Perú afecta en múltiples formas a la gente, a su patrimonio, a las actividades económicas a la infraestructura y a los ecosistemas.

El Informe parte de constatar que el Perú ha crecido sostenidamente desde hace más de una década y al mismo tiempo ha realizado notables avances en la reducción de la pobreza y en el cumplimiento de los Objetivos del Milenio. Estos logros alcanzados con gran esfuerzo se encuentran, sin embargo, bajo una amenaza real y enorme: el cambio climático puede paralizar y revertir estos avances. Particularmente las crisis climáticas tienen la capacidad de erosionar o destruir las bases de sustento y las capacidades de los más pobres de la sociedad, con el riesgo de lanzarlos a una espiral descendente de largo plazo y que se transmite a las generaciones siguientes: son las trampas de desarrollo humano bajo que debemos prevenir y evitar.

Por eso el Informe tiene como uno sus propósitos fundamentales contribuir a que en la sociedad peruana esta idea compartida, este sentido común acerca de la importancia del crecimiento económico con inclusión social se amplíe para incorporar el enfoque de la sostenibilidad. El crecimiento y la inclusión como condiciones del desarrollo humano deben hacerse sostenibles; y la sostenibilidad en este escenario significa luchar contra el cambio climático, poner en ejecución programas de mitigación y adaptación.

Existen importantes avances en materia de mitigación y adaptación al cambio climático por parte del Ministerio del Ambiente y de otros organismos del gobierno nacional, algunos gobiernos regionales y locales. Hay también diversas iniciativas desplegadas de la sociedad civil (el Movimiento de ciudadanos frente al Cambio climático –MOCICC- es un ejemplo de ello). No obstante, en general se advierte todavía una brecha entre la magnitud de la amenaza que se cierne sobre el país por el cambio climático y el grado de conocimiento, de conciencia y las acciones frente al problema, en gran parte de la sociedad peruana. El Informe quiere también contribuir a cerrar esta brecha a la vez inaceptable y enormemente peligrosa considerando que el Perú es uno de los países más vulnerables del mundo frente al cambio climático.

El Informe ha seguido el enfoque y metodología del Informe Mundial sobre Desarrollo Humano 2007-2008 que abordó el tema identificando cinco mecanismos de transmisión de los impactos del cambio climático sobre el desarrollo humano: (i) la exposición a eventos extremos; (ii) la degradación de los ecosistemas; (iii) el estrés hídrico; (iv) la producción de alimentos y la seguridad alimentaria y; (v) la salud humana.

En el caso peruano el examen de estos mecanismos de transmisión nos hace concluir que aún en ausencia de cambio climático, el deterioro previo del ambiente y de los ecosistemas ya le plantean al país desafíos enormes. El cambio climático agrava esa situación e incrementa la vulnerabilidad de su población.

El Informe está centrado principalmente en la necesidad de adaptación al cambio climático y apunta a constituirse en una herramienta de incidencia en las políticas públicas. Sostiene que en un escenario en el que el conocimiento sobre el cambio climático es todavía incompleto (a pesar de los avances expuestos en el último reporte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) y no identifica con plena certeza algunos fenómenos y riesgos que enfrenta la sociedad, es indispensable, sin embargo, aplicar el “principio de precaución”, que llama a tomar decisiones de acción sin esperar una plena certidumbre. Lo que ya se conoce es suficiente para comenzar a actuar.

Nos interesa subrayar que la estrategia de adaptación al cambio climático es parte sustancial de la inclusión social en el país, y en ella le corresponde un papel decisivo al Estado, que deberá innovar sustantivamente sus estilos de gestión (especialmente de gestión territorial) y sus relaciones con la sociedad.

A la vez, el Informe aspira a promover la capacidad de agencia y el protagonismo de las personas y de las organizaciones sociales, habida cuenta que los impactos del cambio climático afectan más severamente a los sectores sociales más pobres del país que ocupan los territorios menos acondicionados, agravando la condición de exclusión y desigualdad que todavía padece la sociedad peruana.

Los ejes de las recomendaciones de políticas planteadas por el Informe se relacionan en primer lugar con el impulso a las acciones de investigación e información imprescindibles para sostener la adaptación al cambio climático en medio de la enorme diversidad de climas, pisos ecológicos y espacios socioeconómicos que conviven en el territorio nacional. En segundo término con la necesidad de dar paso a una adecuación de las estructuras de organización territorial y de toma de decisiones del Estado para abordar con eficacia las tareas de la adaptación al cambio climático, la gestión integrada de los recursos hídricos, la seguridad alimentaria, la gestión de riesgos de desastres y otros retos de carácter multidimensional, intersectorial y territorial. Y en tercer lugar la urgencia de contar y hacer uso eficiente de las distintas fuentes de financiamiento para estos programas y proyectos.

El Informe sobre Desarrollo Humano Perú 2013 será presentado y divulgado en todas las regiones del país y en esa acción coincidirá con las tareas preparatorias de la Conferencia de las Partes 20 (COP) a realizarse en Lima en diciembre del 2014. Adicionalmente el PNUD conformará una Red de Desarrollo Humano como espacio institucionalizado para debatir el Informe e impulsar iniciativas en Lima y en las regiones del país con entidades del gobierno nacional, gobiernos regionales y universidades públicas y privadas. El criterio esencial es la forma más eficaz de enfrentar el cambio climático es desde los territorios, es decir, desde las condiciones particulares de organización social, instituciones, tradiciones y potencialidades propias de los espacios regionales y locales de todo el país.

El cambio climático le lanza al país desafíos enormes pero también oportunidades que se deben aprovechar. El Informe sostiene enfáticamente que entre todas ellas, la principal oportunidad que tiene ahora el país es despertar y movilizar las energías sociales y la voluntad de peruanos y peruanas, de sus empresas, organizaciones de base, académicos y dirigentes sociales y políticos para acometer las tareas que, como dice el Informe “con o sin trastornos en el clima, debiera realizar la comunidad nacional, por su gente, para ella y con ella”

La oficina del PNUD en Perú elaboró el siguiente video en el marco del lanzamiento del Informe. ¡Esperamos que los disfruten!

Fuente: revistahumanum.org