Movimiento Católico se pronuncia: ¡CUIDADO CON LA LEY DE HIDROCARBUROS!

Movimiento Católico se pronuncia: ¡CUIDADO CON LA LEY DE HIDROCARBUROS!

El Capítulo Peruano del Movimiento Católico Mundial por el Clima, se dirige al Gobierno y a todo el país invocando se evite la aprobación de las modificatorias a la Ley Orgánica de Hidrocarburos presentadas, las que implican no respetar derechos de los pueblos indígenas así como daños al medio ambiente y la salud. Respaldamos las inquietudes y exigencias planteadas públicamente por diversas organizaciones indígenas y redes de la sociedad civil . El pueblo peruano recibió con gran cariño y esperanza al Papa Francisco, quien visitó la Amazonía y nos invitó a proteger integralmente su territorio y sus comunidades. En su Encíclica Laudato SI sobre El Cuidado de nuestra Casa Común, él nos llama a escuchar a la vez “el grito de la Tierra y el grito de los Pobres” actuando con responsabilidad ecológica y social.

 Llevar a cabo procesos cabales de consulta previa al respecto es cumplir un derecho de las poblaciones, reconocido por normas internacionales y nacionales.
 Cerrar las puertas al uso del “fracking” que daña las aguas subterráneas y produce emisiones fugitivas, es defender el ambiente y la salud de las personas.
 Implementar un proceso de transición de nuestra matriz energética hacia las energías renovables es un imperativo indispensable frente a la gravedad del Calentamiento Global y el Cambio Climático y corresponde con los compromisos suscritos por el Perú.

Camino a nuestro Bicentenario, superemos el extractivismo inmediatista y diversifiquemos con creatividad nuestra economía en la perspectiva de un Desarrollo Humano Integral y
solidario. No somos “anti inversión”. Nos dice Laudato SI: “Si no tenemos estrechez de mira, podemos descubrir que la diversificación de una producción más innovativa y con menor impacto ambiental, puede ser muy rentable (LSI No191).Y como parte de la lucha contra la corrupción, busquemos además, detener la evasión y elusión tributaria en el país por la que se pierde anualmente la escandalosa suma de no menos de 17 mil millones de dólares norteamericanos. Perú, Mayo de 2019