Pronunciamiento: demandamos que el conflicto en las Bambas sea resuelto de manera, pacífica y justa para las partes, en especial para las comunidades

Pronunciamiento: demandamos que el conflicto en  las Bambas sea resuelto de manera, pacífica y justa para las partes, en especial para las comunidades

Desde el Movimiento Ciudadano Frente al Cambio Climático (MOCICC) demandamos que el conflicto social de las Bambas sea resuelto de manera adecuada, pacífica y justa para todas las partes, en especial para las comunidades campesinas que reclaman la reivindicación de sus derechos.

Paralelamente, exigimos que se revisen una serie de condiciones ambientales que se han identificado como problemáticas en la realización de este proyecto y que necesitan cambiar con miras a salvaguardar nuestro medio ambiente. Estas son:

  • El Mineroducto planeado originalmente se cambió por una carretera de 400 kilómetros, la cual atraviesa por 72 comunidades campesinas y por la cual pasan 125 camiones con carga, 125 sin carga y 60 con insumos. Esta carretera produce diversas afectaciones al medio ambiente, como el impacto del ruido, el polvo levantado y las vibraciones generados por los camiones y que sufren principalmente las comunidades aledañas.

 

  • El cambio de Mineroducto por carretera se realizó a través de un Instrumento Técnico Sustentatorio (ITS), el cual es un instrumento de gestión ambiental utilizado para cambios menores en los proyectos extractivos. El ITS se aprueba en 15 días y no requiere de un proceso de participación ciudadana (a diferencia de los Estudios de Impacto Ambiental-EIAs, que sí requieren varias rondas de talleres participativos). La implementación de este instrumento ambiental (producto de uno de los paquetazos ambientales aprobados en el gobierno de Ollanta Humala) ha provocado que se realicen cambios importantes en el proyecto sin que los ciudadanos afectados puedan enterarse de los mismos. En el proyecto se han presentado hasta tres ITSs.
  • La Ley Marco de Cambio Climático, Ley N° 30754, establece entre sus principios el de transparencia y el de participación, a través de los cuales el Estado se compromete a poner a disposición de la ciudadanía toda la información relevante relacionada al medio ambiente y a permitir que las personas sean parte de la toma de decisiones a cada nivel de gobierno respectivamente.

El Estado peruano tiene la obligación de buscar el mayor beneficio de todos sus ciudadanos, pero además tiene un compromiso de salvaguardar el medio ambiente y mejorar las condiciones climáticas en las que vivimos. Para ello, no basta con solucionar los conflictos presentados, sino además revisar la legislación nacional vigente que es la que ha permitido que el proyecto “Las Bambas” se desarrolle en medio de tantas incongruencias medioambientales.