Más razones para decirle no al Bypass en la UNMSM

Más razones para decirle no al Bypass en la UNMSM

Organizaciones especializadas en ciudad y ambiente sostienen que, contrario a lo difundido por las autoridades ediles y universitarias, el Bypass planificado en el cruce de las avenidas Venezuela y Universitaria que afectaría al campus de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) no representa una alternativa real a los problemas de tráfico automovilístico, sino que persiste en un modelo caduco de entender la movilidad en la ciudad. 

Como bien ha informado la Federación Universitaria de San Marcos – FUSM, los carriles en la avenida Venezuela no tendrían continuidad, ya que el área de la huaca es zona intangible, por lo que la ampliación a doce carriles se reduciría a dos en menos de quinientos metros. Además, han explicado que el perjuicio se extendería al campus debido a que muy cerca de esa recta se encuentran las facultades de Química y Física, cuyos laboratorios y equipos de precisión se verían afectados por el incremento y vibración del flujo vehicular.

Además, se conoce que el proyecto no está enfocado en un tránsito integral y multimodal, ya que no contempla la creación de puentes o pasos peatonales, perjudicando el tránsito de miles de universitarios que se desplazan por esas avenidas. Asimismo, no existe un estudio de impacto y plan de mitigación frente al impacto de la contaminación acústica y del aire que se concentraría en las avenidas Amézaga y Venezuela.

Plano del proyecto que habría sido entregado a los estudiantes.

TRÁFICO Y CONTAMINACIÓN

El MOCICC conversó con organizaciones especializadas para conocer más detalles en relación a las críticas planteadas al proyecto. Oscar Apaza, arquitecto miembro de la Plataforma 16N por el Derecho a  la Ciudad, afirma que la propuesta de la Municipalidad traería mayores problemas ambientales y sociales. “El Bypass en la avenida Venezuela, desplaza el tráfico a otras zonas generando, como ya es posible ver en la obra inconclusa, espacios residuales y descuidados, inundados por basura y oscuros, que se traducen en zonas inseguras. Además,de crear una zona segregada de otros espacios”

Apaza afirmó que “las ampliaciones de pistas generan demanda inducida, es decir que alientan al crecimiento del parque automotor. Con más transporte, más tráfico, mayor polución, mayor contaminación”. En un contexto de Emergencia climática, donde una de las medidas en todo el mundo es reducir el uso de combustibles fósiles, estos proyectos resultan contradictorios ya que centran esfuerzos en donde no deben. 

Por su parte, la Unión de Estudiantes de Arquitectura de Lima – UDEAL, sconformada por 11 facultades de Arquitectura de Lima en defensa del derecho a la ciudad se pronunció al respecto señalando que el proyecto no solucionaría el problema del tráfico, sino lo desplazaría unas cuadras. Por medio de sus redes, han difundido un análisis técnico que explica que la única alternativa real para la zona es que tumben el bypass, generen espacios públicos y cruces a nivel peatón, extendiendo formas multimodales de movilidad que contribuyan con las necesidades de la comunidad universitaria.

MEDIDAS DE FUERZA

Estudiantes realizaron cadena humana para resguardar campus. / Perú21

Una negativa masiva de los estudiantes generaron las conversaciones entre el rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos – UNMSM y la Municipalidad de Lima sobre un nuevo proyecto vial. La propuesta considera la cesión de un espacio de 9500 metros cuadrados del terreno universitario para la ampliación de las avenidas Universitaria y Amézaga.

Ante la negativa de diálogo por parte de las autoridades universitarias, los estudiantes, apoyados por docentes, trabajadores y egresados, tomaron el campus universitario exigiendo que su pliego de reclamos sea atendido y tener participación en los espacios de decisión sobre la obra.

Cabe señalar que el actual Alcalde Jorge Muñoz, se comprometió respetar el campus universitario y velar por una ciudad más amigable al peatón.