La rebelión pacifista por el Planeta

La rebelión pacifista por el Planeta

Por Gloria Alvitres

Una rebelión Planetaria, pedidos de auxilio por el Clima, activistas en pie por la Tierra, a pesar de la pandemia y de las restricciones se dio lugar en setiembre.  Frente a los reclamos por la salud, los bosques y el clima, el Gobierno de Martín Vizcarra en Perú tuvo que responder. La meta de reducción de carbono y mitigación sigue lejos, mientras se siga concesionando lotes petroleros y no se realicen una transición energética, afirman los ambientalistas. 

Activistas de todo el mundo se manifestaron en setiembre por el Planeta porque “ya no queda más tiempo” para las especies si la emergencia climática avanza. Fueron más de 100 países movilizados de forma presencial o digital. En Perú hubo acciones en Lima, Piura, Cusco, Chimbote, La Libertad, Junín, Puno y Ucayali.

Cabe señalar, que los científicos de todo el mundo han venido advirtiendo sobre la catástrofe global hace varios años. En el último informe del 2019 sobre océanos, el IPCC advirtió sobre el aumento del nivel del mar por el calentamiento global, que traerá como consecuencia más mediata, la desaparición de islas y la migración de especies. Este año, científicos como el investigador de la UNAM (México), Gerardo Suzán Azpiri, han señalado que la pandemia del COVID-19 y la zoonosis tienen estrecha relación con la destrucción de hábitats y la comercialización de animales salvajes. Por esto último, en Lima, los activistas alzaron el lema “la emergencia climática es más peligrosa que el COVID-19”.

Organizaciones ciudadanas como el Movimiento Ciudadano Frente al Cambio Climático (MOCICC) y Viernes por el Futuro Perú realizaron una serie de banderolazos en puentes y avenidas de la ciudad de Lima.  Los transeúntes leían asombrados las frases: “La pandemia y el COVID-19, continúan, acciones YA”. Porque la pandemia sigue siendo algo de lo que todos hablan, con lo que se convive, pero los sistemas de salud siguen colapsados. Así la emergencia climática, es el mal latente que se avecina, frente a la que no hay acciones políticas concretas.

Por eso, el 25 de setiembre las acciones globales por el clima fueron a gran escala. La activista Greta Thunberg convocó desde redes sociales una huelga global y los jóvenes respondieron. Solo en Lima, se realizaron varias acciones entre plantones, performance, huelga digital y bicisalida de las que formaron parte organizaciones como  SOA, MOCICC, Viernes por el futuro Perú, Cuencas Sagradas, CooperAcción , Día cero, Dar, Econcientizate, Centro de Estudios Humanistas, Transversal, Renovemos nuestro mundo, Makipura, Munay, Planetae. 

MOCICC realizó una bicicleteada por el clima, que reunió alrededor de 20 personas, número reducido para cumplir las medidas de salubridad recomendadas por el Gobierno. Los activistas partieron desde la Avenida Javier Prado en San Isidro rumbo al centro de Lima. ¿Por qué usar la bici para protestar? Porque en una ciudad donde los niveles de polución ocasionados por el transporte público y privado son altos, alternativas como la bicicleta son necesarias. La bicicleta, es también, para los movimientos ambientales, un transporte alternativo, es parte de la apuesta de transición energética, que implica dejar de depender de combustibles fósiles como petróleo y gas, apostar por una matriz energética renovable y de menor impacto.

El coordinador del Programa de energías limpias, Diego Benavente asevera que “estamos en un momento de crisis planetaria sin precedentes”. Comenta que el MOCICC tiene una propuesta alternativa para frenar el cambio climático y se expresa en la transición ecológica y energética de corte popular y comunitario. Ello implicaría un cambio total de cómo hacemos uso de energías y se tendría que mudar las energías fósiles que generan emisiones de efecto invernadero por una matriz enérgica donde se use de energías como solar y eólica, con ello, dejar de subsidiar a las empresas de hidrocarburos. “De toda la energía que se usa en el Perú, el 45% tendría que provenir de fuentes renovables no convencionales”, afirma.

La vocera de Viernes por el Futuro Perú, Kiara Ordoñez, comentó que desde el movimiento ambiental se viene “pidiendo un nuevo Pacto Ecosocial que dé respuesta a la crisis climática y a la injusticia social”. Afirma que, para hacer frente a la crisis ecológica, se debe hacer una transición a un sistema económico y político post extractivista que ponga a la protección de la vida por encima del lucro. El gobierno no debe seguir ejerciendo una política reaccionaria sin atender a los problemas estructurales que nos aquejan. Para ello, es necesario que el gobierno empiece a trabajar cercanamente con la ciudadanía y sobre todo con las comunidades indígenas y campesinas, las cuales ya se encuentran enfrentando los efectos de la crisis climática y están al frente de la línea de batalla.

Agregó que no es suficiente construir infraestructura cuando ocurren desastres naturales, por el contrario se requiere prevención, sistemas de cuidado y no se puede permitir que se sigan quemando bosques en la Amazonía.

La respuesta de Vizcarra

Mientras unos 50 activistas se congregaban frente al palacio de Justicia en Lima exigiendo acciones por el Planeta y frente a la emergencia climática, el presidente Martin Vizcarra dio varios discursos frente a la prensa sobre la emergencia climática.

El mandatario se había pronunciado sobre los compromisos ambientales el 23 de setiembre y creó la Comisión de Alto Nivel de Cambio Climático, en la opinión de abogado del MOCICC, Richard O’Diana Rocca aún es insuficiente. “Es importante esta Comisión, porque va establecer los mecanismos de reducción de emisiones, sumado a la aprobación del reglamento de la Ley de cambio climático que se dio el año pasado, pero es a nivel formal, lo que se requiere es un presupuesto, así como plazos concretos para luchar contra la emergencia climática”, afirmó.  Cabe señalar que para el sector ambiente, solo se ha destinado un presupuesto de 1.6 %, siendo insuficiente en opinión del abogado.

La tarde del 25 de setiembre, el presidente se dirigió al Congreso y manifestó su apoyo al Acuerdo de Escazú, cuya ratificación se ha visto obstaculizada por otros grupos parlamentarios, aunque solo este año 2020 hay cuatro defensores ambientales asesinados y este importante acuerdo permitirá salvaguardar a quienes luchas por defender el planeta. Vizcarra ha manifestado reiteradamente su compromiso con el clima, con el planeta y con la reducción de plástico en los océanos, pero a nivel macro económico, sigue impulsando concesiones petroleras.

Setiembre ha sido un mes especial para el movimiento ambiental en el Perú y donde se han sumado acciones por el Planeta desde organizaciones de trabajadores, el Movimiento Católico Mundial por el Clima, estudiantes y activistas jóvenes. Sin embargo, frente al avance los problemas ambientales, así como el aumento de la contaminación en las regiones, se requerirán más voces y propuestas alternativas.